Comienza el asalto para expulsar a los yihadistas del casco antiguo de Mosul


Mosul, Irak. - Las fuerzas iraquíes, con el apoyo de la aviación de la coalición internacional, lanzaron este domingo una ofensiva para retomar el casco antiguo de Mosul de manos de los yihadistas, que resisten en su último bastión de la ciudad.



La reconquista del casco antiguo, donde están la mayoría de combatientes del grupo Estado Islámico (EI), permitiría a las fuerzas gubernamentales controlar la totalidad de la segunda ciudad de Irak.
La operación debe ser la última etapa de la gran ofensiva lanzada hace ocho meses por las fuerzas iraquíes para expulsar a los yihadistas de su último gran bastión urbano en Irak.
Sin embargo no será fácil. El casco antiguo, situado en el oeste de Mosul, es un laberinto de callejuelas densamente poblado, difícil de acceso para los vehículos blindados y las armas pesadas sin riesgo de poner en peligro a los civiles.
Según la ONU cerca de 100.00 civiles están siendo usados como "escudos humanos" por los yihadistas.
"Las fuerzas del ejército, contraterroristas (CTS) y de la policía federal lanzaron el asalto al casco viejo", anunció el jefe de las operaciones, el general Abdelamir Yarallah, en un comunicado.
Antes del asalto, la coalición internacional antiyihadista dirigida por Estados Unidos lanzó ataques aéreos durante la noche, indicó un militar.
Este domingo un periodista de la AFP oyó disparos de metralleta procedentes del casco antiguo y vio columnas de humo saliendo de la zona.
"La operación empezó a las 06H00 locales [03H00 GMT]. Para preservar la vida de los civiles [los militares] solo pueden avanzar lentamente con el objetivo de romper las líneas de defensa del enemigo", dijo a la AFP el general Abdel Ghani al Asadi, un alto comandante de las CTS.
"Los combatientes de Dáesh [acrónimo en árabe del EI] construyeron líneas de defensa sólidas y se enfrentan a una fuerte resistencia", indicó por su parte un alto oficial.
Según el general Asadi, uno de los sectores más difíciles de conquistar es el barrio Faruq, que lleva a la mezquita Al Nuri.
Fue en esta mezquita donde en julio de 2014 el jefe del EI, Abu Bakr al Baghdadi, hizo su única aparición pública conocida, llamando a los musulmanes a prestarle obediencia tras haber sido designado jefe del califato proclamado por su grupo en los territorios conquistado en Irak y Siria.
 

- Preocupación por los civiles -

 
"Nuestras fuerzas avanzan a pie porque las calles son muy estrechas. La estrategia ha cambiado, no hay lugar para que nuestros vehículos se puedan mover y hay numerosos civiles", explicó el general Asadi.
"Es el último episodio del show de Dáesh, nuestra operación más difícil. Los combates son encarnizados porque es su último bastión. Están rodeados en 270 grados, ya no tienen río ni lugar donde ir", añadió en referencia al río Tigris, que divide Mosul en los sectores este y oeste.
Los miembros iraquíes del EI "huirán rozando sus barbas contra la pared e intentarán disimularse entre los civiles, como siempre hacen", dijo el general Asadi.
"Esperamos poder terminar [la operación] antes del Aid, pero creo que necesitará más tiempo", aseguró en referencia a la fiesta del Eid al-Fitr, que marca el fin del mes de ayuno del Ramadán y este cae a finales de junio.
Con el apoyo de la coalición internacional, las fuerzas iraquíes lanzaron el 17 de octubre del año pasado una gran ofensiva para expulsar al EI de Mosul, caída en manos de los yihadistas en junio de 2014.
Tras haber conquistado en enero la parte oriental de la ciudad, las fuerzas iraquíes lanzaron en febrero una ofensiva para retomar la parte occidental, de la que controlan el 90%, según el ejército.
La oenegé International Rescue Committee (IRC) advirtió por su parte que los cerca de 100.000 civiles atrapados en el casco viejo de Mosul "vivirán momentos terroríficos y pueden verse en medio de las batallas callejeras."
La organización también advirtió del riesgo de que se derrumben edificios por los ataques aéreos. "Esta ofensiva final podría tomar semanas y los que están atrapados en el casco viajo pasarán hambre".
Desde que empezó la ofensiva en Mosul, 862.000 personas han tenido que huir dela ciudad, aunque 195.000 volvieron para instalares en el este .
Domingo, 18 de Junio 2017
AFP (Agencia France-Presse)
           


Nuevo comentario:

Noticias | Autor del Hdhod | Política | Ideas | Personalidades | Doctrinas | Cultura | Patrimonio cultural | Libros | Diálogo | Investigación | Literatura | Artes | Educación | Comunicación | Ciencia | Entretenimiento | Turismo | Sociedad | Deporte